17/3/17

Metakognitiv terapi. Terapia metacognitiva

En tanke er en tanke. Den gjenspeiler ikke virkeligheten. Å lære seg å gruble mindre, har stor effekt på deprimerte personer, viser ny forskning.
– Man trenger ikke å bekymre seg og gruble. Å innse dette, oppleves som en befrielse for mange, forteller førsteamanuensis Roger Hagen ved Institutt for psykologi, NTNU.

I dag behandles depresjon og angst med medisiner eller såkalt kognitiv atferdsterapi. Det sistnevnte innebærer at pasienten skal gå inn i sine tanker og analysere dem for å finne motbevis for at disse tanker ikke er sanne.
Metakognitiv terapi handler derimot om å minske selve grubleprosessen.
– Angst og depresjon innebærer at man har negative tanker, som er vanskelige og smertefulle å ha. Mange har tanker om å mislykkes eller andre negative tanker. I metakognitiv terapi er vi opptatte av tankeprosessene. Pasientene tenker for mye, noe som vi i MCT kaller depressiv grubling. I stedet for å gruble så mye, kan man redusere de negative tankeprosessene og få dem under kontroll, utdyper Hagen.

Ved å bli bevisst hva som skjer når man begynner å gruble, lærer pasientene å ta kontroll over egne tanker.


Un pensamiento es un pensamiento. No refleja la realidad. Aprender a "dejar de darle vueltas a las cosas", tiene un gran efecto en personas con depresión, muestra una nueva investigación.
-No es necesario preocuparse y rumiar todo el tiempo. Reconocer esto se convierte para muchos en una liberación, cuenta Roger Hagen del Instituto de psicología de la universidad de Trondheim NTNU.

En la actualidad la depresión y la ansiedad se tratan con fármacos o con la terapia cognitiva conductual. La última consiste en que el paciente analiza sus pensamientos para encontrar pruebas de que ciertas creencias no son verdad.
La terapia metacognitiva por el contrario trata de disminuir el proceso mental de girar en torno a los mismos pensamientos.
-La ansiedad y la depresión incluyen la presencia de pensamientos negativos, que son difíciles y dolorosos de soportar. Muchos tienen pensamientos de fracaso u otros de índole negativa. En la terapia metacognitiva estamos centrados en los procesos de pensamiento. Los pacientes piensan demasiado, algo definido en la terapia MCT como "meditación depresiva". En vez de darle tantas vueltas, se pueden reducir los procesos mentales y ponerlos bajo control, explica Hagen.

Con la puesta en consciencia de qué es lo que sucede cuando se empieza a rumiar, los pacientes aprender a tomar el control sobre sus propios pensamientos.


Fuente: gemini.no