5/3/17

Delingsøkonomien kan gjøre flere fattige og sårbare. La economía colaborativa puede aumentar la pobreza y precariedad

Delingsøkonomi er en forretningsmodell der privatpersoner deler eller leier ut bolig, bil, kompetanse eller sin egen arbeidskraft.
Mest kjent er selskapet Uber som matcher sjåfører og passasjerer og Airbnb der du som privatperson kan leie ut egen bolig.
I det siste har det kommet en rekke nye selskaper som leier ut arbeidskraft, for eksempel Finn småjobber og weClean. – Delingsøkononomien gir sterkere konkurranse, større valgmuligheter for forbrukerne og nye inntektsmuligheter for husholdningene.

Flere mener at vi må ta begrepet deling med en klype salt. De vil heller kalle dette formidlingsøkonomi eller plattformøkonomi.
Forskerne mener de som driver disse plattformene, som for eksempel Uber, lett fraskriver seg ansvaret for de ansatte.
De fleste plattformer definerer ikke seg selv som arbeidsgivere, men som formidlere av arbeidsoppdrag.
Forskning viser også at de som jobber via plattformer ofte befinner seg i en gråsone mellom det å være en arbeidstaker, frilanser og selvstendig næringsdrivende.
De som står bak plattformene kan derfor lett dumpe lønna. Sykepenger, feriepenger og pensjonsrettigheter må mange se langt etter.



La economía colaborativa es un modelo de negocio donde personas privadas comparten o alquilan habitación, coche, competencia profesional o su propia fuerza de trabajo.
La más conocida es la empresa Uber que asocia a chóferes con pasajeros o Airbnb donde tú como persona privada puedes alquilar tu propia vivienda.
Ultimamente han aparecido nuevas compañías que alquilan mano de obra, como Finn pequeños trabajos o weClean. -La economía colaborativa aumenta la competencia del mercado, las posibilidades de elección para el consumidor y nuevas fuentes de ingresos para los hogares.

Muchos opinan que el concepto "colaborativa" hay que cogerlo con pinzas. Piensan que en su lugar hay que definirlo como economía intermediaria o economía basada en plataformas.
Algunos investigadores piensan que los que operan estas plataformas, como por ejemplo Uber, con facilidad se evitan la responsabilidad sobre los empleados.
La mayoría de las plataformas no se definen a sí mismas como empleadoras, sino como intermediarias facilitadoras de trabajos.
Investigaciones muestran también que los que trabajan via plataformas a menudo se encuentran en una tierra de nadie donde no queda claro si es empleado, temporero o autónomo.
Los que manejan estas plataformas pueden por ello fácilmente recortar salarios. Bajas laborales por enfermedad, pagas extraordinarias y derechos acumulados para pensión es por eso que muchos sólo podrán soñar con conseguir.


Fuente: forskning.no