20/3/17

Boliglån og forbruk i Norge. Hipoteca y consumo en Noruega.

Nordmenn har i dag – i gjennomsnitt – en gjeld tilsvarende 2,3 ganger årsinntekten. I Norge eier 83 prosent av alle voksne sin egen bolig. Og 6 av 10 lever i enebolig.

Boligpriser og boliglån er blitt noe av det viktigste i mange nordmenns liv. I samtaler med familie, venner eller naboer, så er det boligpriser og verdien av boliger som ofte opptar folk mer enn noe annet. Alle pengene som lånes, de snakkes det mindre om.
Daglig rapporterer media om nye prisrekorder på boliger i norske byer. Enkelte eksperters advarsler om boligboblen som kan eksplodere, gidder vi ikke å høre på lenger. De har jo sagt det samme i årevis. Nå bruker mange boliglån til å finansiere forbruket sitt.

Nå har et forskningsprosjekt sett nærmere på hva det gjør med oss at vi blir stadig mer avhengige av banker og finansinstitusjoner. Hva gjør alle de lånte pengene med hverdagen vår?
Ett overraskende funn er at nesten halvparten av de som har tatt opp boliglån de siste fem årene, utelukkende har brukt pengene på forbruk. Lånene er ikke blitt brukt til å betale boligen. Spesielt blant eldre er det en sterk økning i lån. Fra 2003 til 2013 økte gjelden for personer over 67 år fra 41 milliarder kroner til godt over det tredobbelte: 162 milliarder kroner.

– En annen måte å si dette på, er at vi lever i en spekulasjonsøkonomi. Framfor alt er det hjemmene våre som er blitt spekulasjonsobjekter. Det betyr at hjemmene våre blant annet kan brukes til å finansiere et høyere forbruk.

Mens man tidligere fokuserte på å beskytte forbrukerne som den svake part i markedet, handler det i dag mer om å informere forbrukerne og sette dem i stand til selv å ta fornuftige valg. Forskeren mener at politikere og offentlige organer bør ta mer ansvar og finne tiltak som er egnet til å redusere risikoen for å ende opp i et økonomisk uføre. De foreslår at det offentlige sørger for at selvhjelps-verktøy innen økonomi blir allment tilgjengelige på nettet.




Los noruegos tienen en la actualidad de media, una deuda equivalente a 2,3 veces los ingresos anuales. En Noruega el 83% de los adultos son propietarios de su vivienda. Y seis de cada diez viven en viviendas unifamiliares.

El precio de la vivienda y el préstamo hipotecario se ha convertido en algo de lo más importante en la vida de muchos noruegos. En las conversaciones habituales con familiares, amigos y vecinos, el tema de conversación más recurrente es el valor actual de la vivienda y los precios del mercado inmobiliario. Todo el dinero que se toma prestado, eso es algo de lo que se habla con la boca pequeña.

A diario se informa en los medios de comunicación sobre nuevos récords en los precios de la vivienda en las ciudades noruegas. Las previsiones de algunos expertos de que la burbuja inmobiliaria puede explotar es algo que ya no nos preocupa. Se viene diciendo lo mismo desde hace muchos años. Ahora lo que está sucediendo es que muchos utilizan su préstamo hipotecario para financiar el consumo privado.


Ahora un estudio de investigación pretende acercarse al hecho de que seamos más dependientes de los bancos e instituciones financieras y cómo esto nos afecta. ¿Qué hace con nosotros todo el dinero que tomamos prestado?
Un descubrimiento sorprendente es que casi la mitad de los que se han endeudado con una hipoteca inmobiliaria durante los últimos cinco años, han utilizado su dinero exclusivamente para el consumo. Es decir, que los préstamos no han sido utilizados para pagar la vivienda. En especial entre los mayores se ve un gran aumento en los préstamos. Desde el 2003 al 2013 aumentó la deuda de los mayores de 67 años desde los 41 000 millones de coronas hasta los 162 000 millones de coronas.

-En otras palabras podemos decir que estamos viviendo en una economía especulativa. Ante todo son nuestras viviendas las que se han convertido en objetos de especulación. Esto se traduce en que nuestros hogares se pueden utilizar entre otras cosas para financiar un mayor consumo.

Pero mientras que en otros tiempos se puso en el punto de mira la protección del consumidor como la parte más débil del mercado, en la actualidad se trabaja más en la información al consumidor y tenerle al corriente para que él mismo tome decisiones racionales. Los investigadores piensan que los políticos e instituciones deberían tener mayor responsabilidad y adecuar medidas enfocadas a la reducción del riesgo de tener problemas económicos. Por ello proponen que las administraciones hagan fácilmente accesible en la red de herramientas de auto ayuda en economía.

Fuente: forskning.no