4/2/17

Noruega en la Conferencia internacional para la protección de datos.

Første del av konferansen var dedikert til kunstig intelligens og roboter. Her kommer det til å skje mye spennende i skjæringspunktet big data og maskinlæring i årene framover. Intelligente systemer kan ta til seg store mengder informasjon (for eksempel hva vi ser, hva de observerer koblet med andre tilgjengelige kilder på nett eller i andre registre). Ideen er at de etter hvert skal kunne lære og ta egne valg basert på all informasjonen de samler inn og erfaringene de gjør seg. Vi er på starten av denne utviklingen. Et eksempel på denne typen teknologi som eksisterer i dag er en robot som kan gi en mer presis kreftdiagnose enn en menneskelig lege. Smarte roboter blir også brukt for å snakke med kunder og vi kan se for oss bruk i offentlig sektor i fremtiden.

Med kunstig intelligens kommer også personvernutfordringer. En av dem er at det kan være vanskelig å vite hvordan en intelligent maskin kommer fram til en avgjørelse. Vi står muligens ovenfor en situasjon hvor algoritmene og maskinens egeninnsats blir så komplisert at verken maskinen selv eller de som programmerte den kan si hvordan den kom fram til resultat X. Et viktig personvernprinsipp er at du skal vite hva slags informasjon andre har om deg og hva de bruker den til.


La primera parte de la conferencia fue dedicada a la inteligencia artificial y los robots. Aquí se esperan grandes e impresionantes avances en el mundo del almacenamiento de datos y auto aprendizaje por parte de las máquinas en los años venideros. Los sistemas inteligentes pueden almacenar enormes cantidades de información ( por ejemplo qué vemos, y cómo lo conectan con otras fuentes accesibles en la red u otros registros). La idea es que los sistemas paulatinamente podrán aprender y tomar decisiones en base a la información que acumulan y las experiencias que se deriven de sus decisiones. Estamos en el inicio de este desarrollo. Un ejemplo de este tipo de tecnología es la máquina Watson de la empresa IBM con su robot capaz de emitir un diagnóstico de cáncer más rápido y preciso que un médico humano. Los robots inteligentes también pueden ser utilizados para hablar con clientes y por ello es de esperar su implementación en el sector público en el futuro.

Pero con la inteligencia artificial aparecen también los retos para la protección personal de datos. Uno de ellos es el que puede ser difícil saber cómo una máquina inteligente toma una decisión. Nos encontramos ante un dilema en el que los algoritmos y el propio auto aprendizaje de la máquina sean tan complicados que ni la propia máquina ni los ingenieros que la programaron puedan explicar cómo llegaron a cierto resultado o decisión. Un principio importante en la protección de datos es que tú sepas que clase de información tienen otros sobre ti y para qué la utilizan.


Fuente: personvernbloggen.no