16/1/17

Histórico calentamiento del mar de Groenlandia

Vannet som flyter gjennom Framstredet fra Atlanterhavet til Nordishavet, er varmere i dag enn på noe annet tidspunkt de siste 2000 årene.

– At havene blir varmere er godt dokumentert de siste ti årene, men at temperaturøkningen var såpass stor, kom som en liten overraskelse på oss.
Det sier Morten Hald, dekan og doktor i marin geologi ved Universitetet i Tromsø. Han er en av forskerne bak studien.

Relativt varmt vann som strømmer nordover, er den viktigste årsaken til temperaturøkning i Nordishavet. Det varme vannet følger med Golfstrømmen hele veien fra Mexicogulfen til Arktis.

I Framstredet, som går mellom Svalbard og Grønland, kommer vannet fra Norskehavet med Vest-Spitsbergenstrømmen. Det er i dette stredet forskergruppen har gjort målingene.

– Vi ønsket å finne ut hvor store temperaturforskjeller som har vært i det tilstrømmende Atlanterhavsvannet, spesielt sett i forhold til de naturlige klimasvingningene, sier Hald til forskning.no.

– Presise målinger har ikke eksistert i veldig mange år, og vi hadde behov for kunnskap om temperaturforandringer i et mye større tidsperspektiv enn det som var tilgjengelig, sier han.

De siste 30 årene har temperaturen steget med rundt 2 grader, hvilket er meget høyt når man ser på det i et langsiktig perspektiv.

For rundt 9 000 år siden var det svært varmt på jorden, men da var det 10 prosent mer solinnstråling.

Vi mangler en lignende forklaring på hvorfor denne økningen i temperatur forekommer i vår tid. Forskerne knytter den registrerte temperaturøkningen til hypotesen om at global oppvarming vil slå raskere og kraftigere ut i Arktis.
Langt minne: Denne sedimentprøven er hentet fra 1 500 meters dyp og gir kyndige øyne et innblikk i fortiden. (Foto: Nicolas van Nieuwenhove)

For å fastslå dateringen har gruppen, som også består av forskere fra Tyskland og USA, studert sedimenter fra havbunnen. De kan fastslå alderen til sedimentene ved å bruke en metode som kalles C14-datering.

Man kjenner halveringstiden til karbon, og ved å måle mengden kan prøvene dateres med tilfredsstillende presisjon.

Sedimentene ble delt opp i tynne skiver som hver representerer en tidsperiode på cirka 20 år.

– Vi startet med dette prosjektet i 2007 og har hatt flere maringeologiske tokt til Svalbard. Over tid har vi fått ganske god kunnskap om hvor lag av forskjellig tykkelse ligger.

– Det er store forskjeller på mengden slam som synker til bunns forskjellige steder. På dypt vann med lite bevegelse kan det komme bare noen få centimeter på en 20-års periode, mens det langs kysten vil være betydelig større mengder slam, utdyper Hald.

Forskerne ser så på fossiler etter dyreplankton i sedimentlagene.
– Vi gjør to ting med disse fossilene, som er skall etter dyr som heter foraminiferer. Først og fremst gjør vi en opptelling, sier Hald ifølge UiTs nettsider.

– De forskjellige artene av dette dyret foretrekker forskjellige temperaturer. Ved å telle opp hvilken type det er mest av i avsetningene, kan vi finne ut noe om hva havtemperaturen var den gang de levde og frem til de døde.

– Det som er viktig er at vi vet at disse organismene lever i dag, og hvilken temperatur de trives i, slik at vi får et sammenligningsgrunnlag. Vi bruker likninger som oversetter en bestemt artssammensetning av disse dyrene til havtemperatur, forteller Hald.

– Det andre vi gjør med disse fossilene er å se på skallets kjemiske sammensetning, nærmere bestemt forholdet mellom magnesium og kalsium. Dette forholdet varierer med temperaturen og forteller hva havtemperaturen var når de ble dannet, sier Hald.


Temperaturøkningen er bekymringsverdig, fordi den fortsetter en trend med reduksjon av sjøis i Nordishavet.

Konsekvensene er vanskelig å forutse, men i henhold til føre var-prinsippet er mange forskere bekymret for hvordan økosystemet kan reagere på balanseforskyvningen.

- På grunn av blant annet sjødyr som lever på bunnen, blir det visse sammenblandinger av lagene, hvilket er en mulig feilkilde. Vi har gått den veien at våre resultater er mer konservative enn de kunne vært, avslutter Morten Hald.



Las corrientes marinas que fluctúan a través del mar de Groenlandia desde el océano Atlántico hacia el Glacial Ártico, son ahora más calientes de lo que han sido nunca en los últimos 2.000 años.

-Que los océanos se calientan es algo que está bien documentado durante el último decenio, pero que el aumento de la temperatura fuera tan grande es algo que nos ha sorprendido.

Lo dice Morten Hald, decano y doctor en geología marina de la universidad de Tromsø. El es uno de los investigadores que han realizado el estudio.

El agua relativamente caliente que fluye hacia el norte, es el principal motivo del calentamiento del océano glacial Ártico. Estas aguas calientes vienen con la Corriente del Golfo desde el golfo de México hasta el Ártico.

Hasta el mar de Groenlandia, superficie comprendida entre Svalbard y Grønland, llegan aguas del mar de Noruega a través de las corrientes del oeste de Spitsbergen. Es en esta zona en la que los investigadores han realizado sus mediciones.

-Deseábamos saber qué cambios de temperatura se han producido en las corrientes marinas que circulan en el océano Atlántico, y en especial en relación con las variaciones climatológicas naturales, dice Hald para forskning.no.

-Mediciones precisas no han existido durante muchos años, y teníamos necesidad de conocimientos sobre cambios de temperaturas en un intervalo de tiempo mucho mayor del que podíamos tener a nuestro alcance, dice él.

Aumento de temperatura sin explicación.

Los últimos 30 años han subido las temperaturas dos grados, lo cual es un aumento importante si se mira dentro de una perspectiva más grande en el tiempo.

Porque hace ahora alrededor de 9.000 años la Tierra estaba muy caliente, aunque entonces había un 10 por cien más de radiación solar.

Nos falta una explicación semejante del por qué del aumento de temperatura que estamos viviendo en la actualidad. Los investigadores asocian el registro del aumento de la temperatura con la hipótesis de que el calentamiento global va a suceder mucho más deprisa y con mayor intensidad en el Ártico.

Para averiguar la cronología los investigadores, entre los que se encuentran norteamericanos y alemanes, han estudiado sedimentos extraídos del fondo del mar. Ellos pueden averiguar la edad de los sedimentos mediante la utilización de un método llamado C-14.

Varios viajes.

Se conoce el tiempo que le lleva al carbono reducirse a su mitad, y mediante la medición de su presencia en las pruebas se puede averiguar su edad con una precisión muy fiable.

Los sedimentos fueron divididos en finas rodajas donde cada una de ellas representa un período aproximado de 20 años.

-Comenzamos con este proyecto en el 2.007 y hemos realizado varios cruceros marino geológicos a Svalbard. En todo este tiempo hemos conseguido un conocimiento bastante bueno sobre la posición que cada capa ocupa con sus diferentes estructuras.

-Hay grandes diferencias entre las cantidades de barro que se depositan en el fondo en diferentes sitios. En aguas profundas con poco movimiento pueden depositarse tan sólo unos centímetros en un período de 20 años, mientras que a lo largo de las costas se encuentran cantidades importantes de barro, explica Hald.

Recuento de los fósiles de plancton.

Los investigadores buscan fósiles y plancton animal entre las capas de los sedimentos.


-Hacemos dos cosas con estos fósiles, que son conchas de animales llamados foraminiferer. En primer lugar hacemos un recuento total, dice Hald en la página de Uit.

-Las diferentes especies de este animal prefieren temperaturas diferentes. Mediante el recuento de qué tipo de animal es el que más se encuentra en los sedimentos, podemos inferir la temperatura del mar cuando vivieron y hasta su desaparición.

-Lo importante es que sabemos que estos organismos viven en la actualidad, y a qué temperatura pueden vivir, de forma que obtenemos una base comparativa. Utilizamos fórmulas que traducen una determinada composición de estas especies de animales con las temperaturas marinas, cuenta Hald.

-Lo segundo que hacemos con éstos fósiles es estudiar su composición química, en especial la relación entre el magnesio y el calcio. Esta relación se ve afectada por la temperatura y esto nos cuenta qué temperatura tenía el mar cuando fueron creadas, dice Hald.

El hielo polar amenazado.

El aumento de las temperaturas es, porque continúa con una tendencia en la reducción del hielo marino en el Glacial Ártico.

Las consecuencias son difíciles de predecir, pero en base al principio de precaución muchos investigadores están preocupados por cómo el ecosistema va a reaccionar a causa de la alteración en el balance.

-A causa de que hay diferentes animales marinos que viven en el fondo del mar hay una cierta mezcla entre las diferentes capas de sedimentos, lo cual supone una fuente de información inexacta. Hemos elegido una posición muy conservadora para explicar nuestros resultados, termina Morten Hald.

Fuente: forskning.no