7/11/14

Riesgo de precios al alza en la vivienda noruega

Desde la primavera del 2.009 los clientes noruegos con préstamos hipotecarios han visto unos intereses excepcionalmente bajos. Y después de la rueda de prensa del miércoles en el Banco Central ha quedado claro que van a pasar muchos años antes de que los tipos de interés vuelvan a situarse en niveles normales.

Svein Gjedrem, jefe del citado banco, ve de momento muy pocos síntomas de que los hogares se dejen llevar por los intereses tan bajos que están haciendo historia. Pero añade que de cualquier forma hay un riesgo de que los clientes con préstamos hipotecarios se acostumbren a estos tipos de interés tan bajos, y de esta forma se vean sorprendidos en el futuro cuando los tipos se reajusten al alza.

-Es probable que la demanda de préstamos hipotecarios de las familias se acentúe y con ello eventualmente el precio de la vivienda, dijo Gjedrem en la rueda de prensa.

Además opina que el sistema impositivo noruego crea un riesgo estructural.

-Lo que subyace en esta estructura es que buena parte de la demanda de préstamos está subsidiada mediante nuestro sistema impositivo. Esto hace que la renta real después de impuestos es realmente baja para los hogares en esta situación, dice Gjedrem.

La renta real es la renta nominal que pagas por tu préstamo descontada la inflación.

Gjedrem opina que hasta la fecha y durante este período de tipos de interés bajos, no ha habido signos de exceso en la toma de préstamos entre los clientes noruegos en busca de un préstamos para comprar vivienda.

-La demanda de préstamos ha sido bastante amortiguada. Los bancos han endurecido algo las condiciones para otorgar créditos durante la crisis financiera y después de ella, entre otras a causa de la nueva legislación. Actualmente está relativamente contenida, pero estamos viendo que el riesgo está allí, dice el jefe del banco central.

Como DN.no ha mostrado esta mañana muchas familias han aprovechado los bajos tipos de interés para pagar sus préstamos en vez de contribuir a una nueva fiebre de préstamos y compras.