6/11/14

Manga ancha para el sector extractor en el Norte de Noruega

En el actual plan revisado para la administración de las zonas marinas de Lofotén y del mar de Barents se rebajan las exigencias medioambientales para la actividad petrolera. Ahora se autoriza el vertido del agua y de los restos provocados por los pozos de extracción, algo que no estaba permitido en el antiguo plan de administración.

El agua bombeada desde los pozos junto con el petróleo se llama agua producida. La perforación de pozos de petróleo y gas crea grandes cantidades de polvo que se esparce sobre el fondo marino. En las cercanías del pozo cubren completamente el suelo en densas capas y mata todos los organismos que no consiguen escapar.