30/10/14

Alumna musulmana crea problemas en Noruega

A causa de una alumna musulmana, se separan a chicos y chicas durante las clases de natación y gimnasia en la escuela de Borgtun en Tromsø.

Cuando los padres de la estudiante informaron a la escuela que la niña dejaría de asistir a las clases de gimnasia y natación por motivo de las creencias religiosas de la familia, la escuela optó por separar a los alumnos según su sexo en las citadas asignaturas. De esta forma se consigue que la niña acuda a las clases.

-No fue una exigencia de los padres, sino sólo una información, dice el jefe de estudios de la escuela Borgtun en Tromsø, Knut Johansen.

-¿Por qué?

-Porque deseamos integrar a todos los alumnos. Sabemos lo importante que es esto de aprender a nadar, por ello haríamos lo que fuera posible para que todos participen, dice Johansen.

La separación por sexos se ha hecho a causa de exigencias religiosas hacia el decoro. La escuela de Bogtun tiene más de 300 alumnos. Y es probablemente la escuela más internacional de la ciudad.

Los padres y profesores de la escuela fueron informados en una asamblea de padres celebrada a principios de otoño.

-No hubo ningún padre que manifestara una opinión concreta al respecto, dice Johansen.

-¿Cómo han reaccionado los alumnos?

-Las comunicaciones que he recibido, es que muchas chicas se sienten más seguras cuando tienen gimnasia sin chicos.

-¿Está esta medida en línea con las directrices de la ley de educación?

-Esto no es algo en lo que hayamos profundizado especialmente. Sabemos que hay muchas escuelas noruegas que practican este tipo de medidas, dice Johansen. En el artículo 8-2 de la ley de educación se dice que la organización de los alumnos en grupos en la práctica diaria, no se hará según niveles académicos, sexo o antecedentes étnicos.

-TOTALMENTE INACEPTABLE! dice Magnus Mæland (H) de la comisión municipal para la cultura, el deporte y la infancia. El piensa que las creencias religiosas y sus consecuencias son responsabilidad de la familia, y no de la escuela.

-Para decirlo con claridad. Rezad en casa, pero no traigáis la religión a la escuela. Esto es la vuelta a unos tiempos que yo creía que habíamos terminado con ellos. Y es lo contrario a la integración, dice Mæland.

Eli Carstens es la directora de la escuela. Ayer no tuvo tiempo para hacer manifestaciones al respecto para Nordlys.

Nordlys estuvo también ayer en contacto con padres de alumnos en clases de gimnasia. De todos los que contactamos, no hubo nadie que quisiera pronunciarse sobre el caso.

Fuente: nordlys.no