26/4/17

Utfordringer og muligheter for fremtidens velferdsordninger i Norge. Retos y posibilidades para el estado del bienestar noruego del futuro

Norge har siden årtusenskiftet hatt en velstandsvekst i privat sektor og et handlingsrom i finanspolitikken som få andre land har opplevd. Oljevirksomheten har vært en viktig drivkraft. Økt etterspørsel fra oljenæringen har trukket opp aktiviteten i fastlandsøkonomien og har bidratt til økte inntekter og flere godt betalte jobber. Høye oljepriser har gitt raskere vekst i Statens pensjonsfond utland enn noen forestilte seg. Veksten i produktiviteten var også høy på 1990-tallet og et godt stykke inn på 2000-tallet. Samtidig har utviklingen i befolkningens sammensetning, med en økende andel av befolkningen i arbeidsdyktig alder, vært gunstig for verdiskaping og offentlige finanser.

De neste årene ser disse utviklingstrekkene annerledes ut. Etterspørselen fra oljevirksomheten har blitt redusert de siste årene, og det er ikke lenger utsikter til store, nye olje- og fondsinntekter som kan fases inn i økonomien. Veksten i produktiviteten har falt betydelig, ikke bare i Norge, men også i landene rundt oss. Avkastningen i fondet ventes å bli lavere enn før. Andelen i arbeidsdyktig alder ventes å falle. Det kan legge en demper på den økonomiske veksten og øke presset på offentlige finanser.





Desde principios del milenio Noruega ha experimentado un aumento de la riqueza del sector privado y un amplio margen de actuación en la política financiera que muy pocos otros países han vivido.
El sector extractor ha sido un importante motor en la economía. Una mayor demanda de la industria del petróleo ha atraído la actividad en el resto de la economía nacional y con ello aumentado los ingresos y mayor número de puestos de trabajo bien remunerados. Los altos precios del petróleo han hecho crecer el valor del Fondo estatal de pensiones en el extranjero (Fondo Soberano) de una forma que nadie pudo haber imaginado. El aumento de la productividad fue también alto en la década de los 90 y bien entrados la primera década del 2000. Al mismo tiempo el desarrollo de la población en su conjunto, con un mayor número de ciudadanos en edad de trabajar, ha sido un buen caldo de cultivo para la creación de riqueza y las finanzas públicas.
Las trazas del desarrollo para los próximos años se ven diferentes. La demanda del sector extractor se ha reducido los últimos años, y ya no se prevén perspectivas para grandes aportaciones del petróleo a las arcas nacionales como ingresos permanentes. El aumento de la productividad se ha reducido notablemente, no solo en Noruega, sino en los países cercanos.
Los rendimientos del Fondo Soberano se espera disminuyan en relación al pasado. El porcentaje de población en edad de trabajar se espera se reduzca. Todo esto puede suponer un freno para el crecimiento económico y una mayor presión para las finanzas públicas.


Fuente: regjeringen.no