23/4/17

Comercio justo: la mejor ayuda a la cooperación

Un comercio justo es la mejor ayuda al desarrollo que la actividad comercial noruega y el sector público pueden aportar a los trabajadores de otros países. Esta es la opinión de Anni Onsager, nueva responsable de Iniciativa por un comercio justo(IEH), la cual experimentó en propia carne el encuentro con la dura realidad.

Leer más sobre el desorbitado consumo en Noruega.

A finales de los 80 cuando Onsager era jefe de compras fue enviada a Hong Kong para comprar ositos de peluche. Ella fue a una fábrica en la que parecía que había una tormenta de nieve dentro. En el aire flotaba polvo de poliéster blanco. Niños pequeños corrían de un lado para otro.

-Yo no podía respirar apenas. Eran unas condiciones lamentables. Me sentí muy desesperanzada y recuerdo que pensé que aquí no podíamos comprar nada. Pero por aquel entonces las cosas eran así, muy pocos pensaban sobre las condiciones laborales dentro de la cadena de proveedores. Recuerdo muy bien la sensación de abandono y de no tener ningún sitio donde acudir para obtener ayuda, dice Onsager.

El trabajo de sus sueños.
Por ello cree que ha conseguido el trabajo perfecto como jefa de iniciativa para un comercio justo (IEH), que es una organización que ayuda a los departamentos de compras de empresas e instituciones oficiales para promover buenas condiciones laborales, ambientales y de desarrollo allí donde la mercancía es producida. IEH fue conocida para el gran público cuando saltó a la palestra el caso de Telenor, miembro de la organización que no recibió apoyo debido a un documental de la televisión danesa que reveló las peligrosas condiciones laborales en que trabajaban los instaladores de la compañía telefónica noruega en Bangladesh.

Las condiciones laborales fueron una llamada de atención no solo para Telenor, sino para muchas otras compañías que pensaron "esto podía habernos sucedido a nosotros", subraya Onsager.

Un comercio basado en principios éticos es lo más importante que el comercio noruego y el sector público hacen para mejorar las condiciones laborales en los países en desarrollo. Ningún otro agente social de la cooperación noruega al desarrollo puede aportar tanto para la mejora de los trabajadores en otros países como las empresas importadoras, continúa ella.

-Cuando el sector público, que es el mayor comprador de Noruega, impone condiciones de tipo ético, los proveedores del sector privado deben seguir la pauta, dice Onsager.

Un largo camino por recorrer.
A pesar de que ella se alegra por el aumento de la concienciación en este tema, opina que hay un largo camino por recorrer.

Ella se apoya por ejemplo en la encuesta "Creación de riqueza sostenible" en la cual 73 grandes empresas que cotizan en bolsa fueron preguntadas acerca de su actividad que se pueda encuadrar dentro de la responsabilidad social.

-El 78% de las encuestadas no pudieron nombrar modelos reconocidos internacionalmente de responsabilidad social como el Global Compact de Naciones Unidas; el 47% contestó que no tienen directrices hacia los derechos de los trabajadores dentro de la cadena de proveedores.

-Es un resultado muy malo, pero por lo menos han contestado, dice Onsager.

No respondieron.
Precisamente la mitad de los encuestados no respondieron a la encuesta -promovida por el ministerio de comercio e industria junto con la bolsa de Oslo y un decena de grandes compañías noruegas. Onsager opina que el bajo porcentaje de respuesta entra en contradicción con la imagen de las actividades noruegas -preocupadas por mantener un modelo de prestigio en el tema.

-No se atreven, o no quieren explicar sus directrices? Acaso es que los que no han contestado no tienen nada en absoluto? El primer paso debe ser mostrar mayor claridad sobre qué es lo que hacen y qué no estas empresas. No hay nadie que pueda garantizar que no hay cosas criticables en las cadenas globales de proveedores. Lo importante es tener voluntad de mejora, echar a andar un proceso y hacer algo concreto. La claridad es también una llave para el éxito, y nuestros miembros son de los pocos en el mundo que informan abiertamente sobre lo que hacen, dice Onsager.