15/1/15

La mujer no gana lo mismo que el hombre en Noruega

Las mujeres noruegas ganan 85 coronas por cada 100 que ganan los hombres. Así era en el 2 008 y así ha sido desde 1 997. Una de las causas de las diferencias salariales es el mercado laboral dividido por sexos que tenemos en Noruega. Las mujeres trabajan en otras profesiones, sectores y actividades que los hombres. Las diferencias salariales entre hombres y mujeres son mayores en el sector público. Asimismo las diferencias aumentan también cuanta mayor preparación universitaria se tiene y con el aumento de la edad.

Las diferencias salariales aumentan también cuando nos hacemos padres. La madre pierde experiencia laboral cuando está ausente del mercado laboral a causa del parto, y esto contribuye a aumentar las diferencias salariales entre hombres y mujeres.

Un claro mayor porcentaje de mujeres que de hombres trabajan a tiempo parcial, 43 contra 13% de todas las personas empleadas. Especialmente es entre las mujeres con más de un hijo de menos de 16 años las que trabajan a tiempo parcial. Los hombres trabajan a tiempo parcial en relación con la realización de estudios o cuando se acercan a la edad de pensión.

Comparado con otros países europeos la diferencia entre el salario de hombres y mujeres en Noruega es (16%) algo más baja que la media europea. Las estadísticas proporcionadas por Eurostat muestran que la media entre hombres y mujeres en los países de la UE estaban en un 17% en el 2 007. En Alemania un 23%, en Dinamarca, Suecia y Finlandia 18 y 20% respectivamente.

El porcentaje de mujeres que termina estudios universitarios es mayor que el de hombres. Pero en la elección de los estudios la elección entre mujeres y hombres está preñada por la tradición. Las mujeres eligen humanidades, enseñanza, salud y ciencias sociales, mientras que los hombres se decantan por la economía y estudios técnicos.

Sorprende observar que las diferencias salariales entre mujeres y hombres aumentan paralelamente con el nivel de educación. Esto se debe a que hombres y mujeres se encuentran en profesiones y sectores muy diferentes, que pagan a sus trabajadores de forma muy diferente a las personas con estudios superiores. Mientras que los hombres en mayor medida trabajan en la vida económica privada como ingenieros o técnicos o representantes de ventas, las mujeres trabajan a menudo en el sector público como profesoras o enfermeras.

Para trabajar en el campo de la igualdad en el tema de los salarios se propusieron en el 2 008 una serie de medidas para reducir las diferencias. Por ejemplo compartir el permiso de maternidad con el padre ya que es en ésta época de la vida cuando comienzan a acentuarse las diferencias.


Cuando se negocian los convenios salariales no es suficiente con que se igualen los salarios entre hombres y mujeres: para ello se dedicaron 330 millones € para repartir como complementos salariales en profesiones y sectores dominados por las mujeres.


Fuente: ssb.no