22/1/15

El reto de la alimentación del salmón en la acuicultura noruega

Para producir un kilogramo de salmón hay que utilizar 1,3 kilogramos de pescado totalmente limpio o 3 kilogramos de pescado en forma de harina. Por lo tanto la acuicultura del salmón no es sostenible, es un despilfarro que contribuye a esquilmar los mares. Sencillamente porque ese pescado que se utiliza para alimentar al salmón podría ser utilizado como alimento humano.

Si la industria de la acuicultura, no solo en Noruega sino en Chile, Canadá y otros grandes productores asiáticos continúa vaciando los océanos para alimentar a las piscifactorías, pronto no quedará nada en el mar.

Para solucionar este problema se trabaja e investiga en la fabricación de piensos con mayores contenidos de proteína vegetal. El problema es que se trata de hacer vegetariano a un animal que es por naturaleza carnívoro. Uno de los problemas que se encuentran los investigadores es que la alimentación vegetal provoca en el cuerpo del animal  una alteración en la asimilación y acumulación de las grasas en el cuerpo que en definitiva y en muchos casos lo hacen enfermar. Otro problema es que los pesticidas utilizados en la agricultura entran a formar parte del pienso que luego pasa al cuerpo humano.

Actualmente los investigadores han conseguido desarrollar piensos de alimentación para el salmón donde el 70% de su composición es vegetal. Principalmente soja y en menor grado avena y girasol, y que se importan principalmente de Sudamérica. De esta forma se reduce el uso de proteínas de origen animal del mar a un aproximadamente 28%, lo que supone también una pérdida de calidad en la alimentación para el salmón al reducirse la ingesta de ácidos grasos Omega-3. Para solucionar este problema se están modificando genéticamente las plantas para que contengan mayores cantidades de omega-3.

También se están haciendo investigaciones para obtener proteínas de origen vegetal a partir de las algas, el producto biológico producido por la descomposición de la madera y restos del bosque provocado por determinados hongos y proteína de origen animal a partir de insectos.

A principios de diciembre del 2 014 se reunió la ministra de pesca con investigadores y los mayores productores noruegos de piensos de pescado para discutir la nueva estrategia que el Gobierno quiere presentar antes de abril del 2 015. Un tema central de investigación para este año va a ser qué cantidad de pesticidas y cuáles de ellos se pueden admitir en los piensos de pescado. Y el problema derivado de que el creciente uso de materias primas vegetales en la acuicultura noruega conduzca a la deforestación en otros países para aumentar su producción agrícola. Y es que según un estudio realizado se necesitaría el 70% de la producción agraria noruega para satisfacer las necesidades de los productores de pienso para la acuicultura.

Además está la procedencia del aceite de pescado y la harina de pescado que se utiliza actualmente para elaborar los piensos -aproximadamente el 28% que cada vez más se está importando desde otros países lejanos. En el 2 010 el 52% del aceite de pescado y el 47% de la harina de pescado utilizados en los piensos provenía del Atlántico Norte. Dos años después los porcentajes se habían reducido al 29 y el 35%, lo que supone mayor gasto de transporte e impacto ecológico.



Fuente: laksefakta.no , abcnyheter.no , forskningsradet.no