6/1/15

Ciudadanos de segunda clase en Noruega

Ayer informaba el diario Dagens Næringsliv de unas declaraciones de la ministra de economía de Noruega Siv Jensen (Partido del Progreso) diciendo que los inmigrantes del Este de Europa pagan en conjunto la mitad de impuestos que lo que pagan los nacidos en Noruega. Desde la apertura de fronteras de Europa en el 2 004, el número de pagadores de impuestos de países de Europa del Este ha aumentado desde los 9 642 hasta los 125 000 en el 2 013. Ese último año pagaron de media 65 800 coronas en impuestos -contra las 139 000 que pagaron los nacidos en el país.

Los inmigrantes de países sudamericanos pagan 77 200, mientras que los provenientes de África pagan de media 50 300 coronas. La ministra presentó estos datos a petición del representante parlamentario del Partido del Centro Per Olaf Lundteigen, que tras recibir la noticia dijo que son números muy chocantes, que la inmigración del Este crece de forma exponencial y que esto puede afectar al sistema del bienestar social.

Lo que Dagens Næringsliv no dice es el porqué, cuál es la razón de que colectivos de trabajadores tan sumamente grandes e importantes para la economía noruega como los citados estén pagando aproximadamente el 42% de impuestos que lo que hacen los trabajadores nacidos en el país.

Y hoy precisamente aparece otra noticia, mucho más pequeña y que no se puede extrapolar pero que sí puede dar que pensar sobre lo que está sucediendo. Y es que una empresa pesquera del Norte, Norse Production, ha comunicado su intención de despedir próximamente a unos 20-30 trabajadores polacos. Después de una negociación colectiva que se alcanzó poco antes de finalizar el año se determinó que en la industria manufacturera pesquera el salario mínimo será de 172,85 coronas para los trabajadores con una especialidad y 162,85 para los trabajadores de producción. En la actualidad los trabajadores polacos reciben 100 coronas por hora y un subsidio pagado por la empresa para la vivienda, ya que son trabajadores temporales.

La empresa dice que el nuevo acuerdo supone un gran aumento de los costes de producción y que por ello se ve en la necesidad de recortar la plantilla, informa el jefe de fábrica Tom Lerberg de Norse Production en Sotra.

Hace unos meses se hizo público un informe del Sintef donde se concluía que la industria noruega manufacturera del pescado está en peligro de desaparición en caso de que el sector no haga un gran esfuerzo para automatizar las fábricas. Los autores del informe piensan que uno de cada tres puestos de trabajo va a desaparecer en los próximos cuatro años, y la mitad en un plazo de diez.

El problema de la pequeña y mediana empresa del sector es que no tiene suficiente capital para efectuar la reconversión con suficiente rapidez. Se trabaja cada vez con menores márgenes y la automatización requiere grandes inversiones que solo los grandes actores están en condiciones de realizar.

La cuestión por ello es interesante de averiguar: pagan menos impuestos los inmigrantes de ciertas regiones del planeta porque están peor pagados? Porque aquí en Noruega igual que en muchos otros países los trabajadores con nómina tienen muy difícil el evitar el pago de impuestos, pero los trabajadores autónomos y las empresas tienen mayores posibilidades de esconder ingresos al fisco.



Fuentes: dn.no, sysla.no