4/11/14

Nueva directiva europea energética para Noruega

La llamada directiva Eléctrica III exige de Noruega tener un regulador energético que sea totalmente independiente del control político y de los intereses del mercado. Esto para estimular la competencia dentro del mercado energético.

El actual modelo noruego, en el que la Dirección General de la Energía e Hidrografía tiene importantes prebendas reguladoras, no cumple con estos requerimientos porque los políticos tienen la posibilidad de dirigir el NVE a través del Ministerio del Petróleo y la Energía. Los cambios institucionales les restarán a los políticos la posibilidad de por ejemplo establecer las tarifas eléctricas y la construcción de cables energéticos hacia el extranjero.