3/11/14

Noruega, mar de Barents, clima y pesca

Un reto fundamental en los estudios sobre el clima es el diferenciar las variaciones climáticas naturales por una parte, y las variaciones debidas a la emisión de gases de efecto invernadero -cambios creados por el hombre, por otra parte. Cuánto y cómo se debe a cada parte es algo que no sabemos.
Los ecosistemas marinos están expuestos a grandes variaciones climáticas naturales. Un océano más cálido puede entre otras cosas aumentar el crecimiento, aportar mayor alimento y alterar geográficamente las zonas pobladas por los peces.

Desde la década de los 70 Noruega y Rusia han desarrollado un amplio programa de colaboración para administrar las poblaciones de pesca en el Norte. La Comisión ha conseguido durante los últimos años mantener las cuotas de pesca en un nivel que gradualmente ha reducido la presión sobre las poblaciones de peces.

Visto desde este punto de vista una buena administración de los recursos naturales es también una buena política climática.