3/11/14

Noruega al frente en contra de las bombas de racimo

Con Noruega a la cabeza un grupo de 50 países rechazó los cínicos esfuerzos de los EE.UU para socavar la convención que prohíbe el uso de bombas de racimo. El resultado es que la prohibición ahora se ha hecho más fuerte. Esto demuestra que la agenda en política internacional puede ser redactada por los países pequeños y medianos.

La Convención de Oslo en la que Ayuda Popular Noruega fue un actor central fue aprobada en el 2008 después de un proceso iniciado por Noruega. Se prohíbe el uso, producción y venta de todo tipo de munición de racimo. La Convención de Oslo ha sido firmada hasta la fecha por 111 países, incluidos algunos de los mayores usuarios y productores de los últimos decenios, como Gran Bretaña, Alemania y Francia. 22 de los 28 miembros de la OTAN han suscrito el tratado.