5/11/14

Cartas de menores a Simon en Noruega




La vida ahí fuera es tan difícil.

Hola Simón. Hace ahora mucho tiempo que no escribo. De hecho varios años (tengo que contestarte aquí, porque no son varios años que no sé de ti, pero unos meses es suficiente). No sé si tu creías que me había suicidado.(No lo creía, pero tenía miedo, tengo que reconocerlo). O a lo mejor creías que no me apetecía escribir más. He estado pensando mucho en escribirte pero no lo he hecho. Fue tan solo que no sabía que poner, tenía la sensación de que no tenía mucho que contar. Que estaba suficientemente sana como para no escribir (...)

Ahora me encuentro aquí en Blakstad (conocida institución psiquiátrica, red.) en régimen aislado tiempo más que suficiente para escribir y pensar, por eso aquí doy señales de vida. Hace casi un año que no estoy ingresada de continuo. Afortunadamente conozco a los que trabajan aquí en Blakstad, y esto es bueno cuando se es ingresada sin poder salir. Ellos saben que me voy a auto lesionar si tengo la posibilidad. Es tanto tiempo sin hacer nada, tanto tiempo para pensar (...)

Por cierto que ya hace un tiempo que no me hago cortes. Dos meses. Esto es bueno. Es lamentable que tome pastillas, el hígado está afectado. Han sido unos cuantos ingresos en urgencias, pero he pasado mucho tiempo fuera también. La vida ahí fuera es tan difícil.

Mi amiga es la única luz que reluce cuando estoy fuera. Ella es tan comprensiva. Podemos reír juntas, estar en silencio juntas. Siento que somos muy parecidas. Yo no sé lo que haría sin ella. Ella se merece de verdad una aguja 4K (premios simbólicos que Simón reparte a sus escritores, red.). Me gustaría tener una 4K para mí también, he perdido la mía.

Ahora debo terminar. Voy a intentar que no pase tanto tiempo sin escribir. Te aprecio mucho, Simón. Recuérdalo, a pesar de que no haya habido muchas cartas últimamente. Un abrazo muy grande. C-

No nos hemos visto nunca. Yo sé que me aprecias. Tú sabes que yo te aprecio. Que estoy contento de que estés viva. Ahora mismo ha pasado un tiempo desde que recibí tu carta, yo también he tenido pocas ganas de escribir. Es un poco raro pienso, cuando dices que "estaba lo suficientemente sana como para no escribir". ¿Crees que podrías cambiar un poco esto? Quizás podrías escribirme cuando la vida a veces va un poco mejor también. Lo que cuentas esta vez, lo que no ha sido impreso aquí, me hace daño leerlo. Yo deseo ardientemente que las personas por las que me molesto estén bien.
No creo que nunca te haya dado ningún consejo, y tampoco lo voy a hacer hoy. Pero lo que si puedo decir es que deseo que le cuentes al médico o al psicólogo esto que me cuentas a mí. Tú les estás ocultando algo, y esto no me gusta. Puede ser de ayuda para ti pero yo no puedo hacer nada. Pero puedo tener esperanza en ti. Tú sabes que la tengo.
Las agujas 4K para ti y tu amiga las he enviado. Tú sabes lo que simbolizan. SIMON




Fuente: paskrass.no