30/4/17

El misterio del mercurio en Noruega


El mercurio es uno de los productos tóxicos más peligrosos para el medio ambiente. Esta sustancia puede entre otras cosas provocar graves daños en el sistema nervioso y el feto puede ser afectado en mayor medida.

Las emisiones noruegas se han reducido de las 7 toneladas a algo menos de una desde 1985. El aporte a través del aire desde otros países se ha reducido también y equivale en la actualidad dos veces y media a las emisiones noruegas.

Una investigación sobre la perca en 28 lagos del Sureste de Noruega muestra que el pescado contiene 60 por cien más mercurio en el 2008 que lo que hizo en 1991. Nuevas investigaciones muestran la misma tendencia para la trucha y el bacalao del fiordo de Oslo y Grenland.
El pescado es uno de los alimentos más sanos que podemos comer, pero algunos tipos de peces de agua dulce contienen cantidades de mercurio dañinas para la salud. Desde la década de lo 90 Control Sanitario ha advertido a las embarazadas y a las madres que produciendo leche de no comer lucio, perca mayor de 25 cm, trucha y salvelino mayores de un kilo. Otros sectores de la población no deberían de comer pescado más de una vez al mes como media.

Ya que las emisiones humanas se están reduciendo, lo más probable es que el mercurio que ya estaba acumulado en la naturaleza cerca de los lagos, probablemente en la tierra, ha empezado a diluirse en las aguas. Investigadores del NIVA han recibido el encargo de la Dirección General del Clima y la Contaminación para aportar una respuesta a este misterio, y se piensa ya que los cambios climáticos, la actividad forestal y la reducción de la lluvia ácida pueden estar jugando un papel en este proceso.



Kvikksølv er en av de verste miljøgiftene. Stoffet kan blant annet gi alvorlige skader i nervesystemet og fostre er spesielt utsatt.

Norske utslipp er redusert fra sju tonn til under ett tonn siden 1985. Tilførsel via luftstrømmer fra andre land har også gått ned og tilsvarer i dag to og en halv ganger så mye som de norske utslippene.

En undersøkelse av abbor i 28 innsjøer i Sørøst-Norge viser at fisken inneholdt 60 prosent mer kvikksølv i 2008 enn den gjorde i 1991. Nye undersøkelser viser den samme trenden for ørret og torsk fra Oslofjorden og Grenland.
Fisk er noe av det sunneste vi kan spise, men noen typer ferskvannsfisk inneholder helseskadelige mengder kvikksølv. Siden 1990-tallet har Mattilsynet advart gravide og ammende mot å spise gjedde, abbor over 25 cm, og ørret og røye over 1 kilo. Andre bør ikke spise slik fisk mer enn en gang i måneden i gjennomsnitt.

Det mest sannsynlige er derfor at kvikksølvet allerede er lagret i naturen nær innsjøene, trolig i jorda, og har begynt å lekke ut i vannene. Forskere fra Norsk institutt for vannforskning (NIVA) som har fått i oppdrag fra Klima- og forurensningsdirektoratet (Klif) å bidra til svar på denne gåten, mistenker at klimaendringer, skogbruk og mindre sur nedbør kan ha betydning.


Fuente: Klima- og forurensnings direktoratet